torso hombre en EuropaConfesiones de Medianoche: `Mi viaje sexual o sex trip en Europa´

 

19.Ene.2018. Anécdotas. Mi nombre es Adalberto. Soy argentino, de una provincia que prefiero reservarme para evitar cualquier tipo de coincidencia. Soy profesional, simpático (dicen que atractivo) y a punto de cumplir los cuarenta años. No soy un adonis, pero tengo lo mío. Creo que porque soy exageradamente blanco y de cabello muy negro. Soy semi-velludo y tengo unos ojos color aceituna que contrastan con todo lo anterior.

 

Aun no se si decir si soy gay o bisexual. Es muy difícil para mi ponerme cualquiera de estas etiquetas. Apenas hace seis meses decidí separarme de mi esposa, quien me acompañaba desde hace quince años. Apenas hace un mes le pedí el divorcio. Es más difícil para mi por mis hijos. Son tres: doce, ocho y seis años. Sin embargo, no es de mi familia que quiero contarles. Quisiera contarles de mi experiencia en Europa.

 

Junio 2012

torso hombre en EuropaTodo comenzó a mediados del 2012, en unas vacaciones familiares que hice con mi familia a España para escapar del frío invierno de mi país.

 

Debo decir que me encantó España. Madrid, Toledo y Barcelona me parecieron espectaculares. Disfruté de todas las instalaciones de cada hotel. De hecho, nunca he sido asiduo a los cuartos de vapor y saunas. Sin embargo, una tarde, se me ocurrió escapar al sauna del hotel para evadir el bullicio que había en toda el área de la piscina.

 

Entré en el sauna y allí etaba un hombre que aparentemente había escapado también de la algarabía en la piscina.

 

Paréntesis: Suelo ser conversador. A todas partes donde voy busco conversación con las personas el lugar. Mi esposa suele molestarse cuando converso con quien nos atiende en el restaurante o en cualquier lugar donde prestan un servicio. A ella nunca le gustó eso. Pero es natural en mi. Me gusta conocer gente. Y allí en el sauna conocí a Luis Felipe. Un hombre español, contemporáneo, que también había ido con su familia.

 

Se notaba que Luis Felipe era tan conversador o más que yo. A escasos minutos conversábamos de temas como si fuéramos los mejores amigos del mundo. Esto pasó desapercibido para mi en el momento. Me percaté de ello después. Ni siquiera sospeché nada cuando Luis Felipe y yo comenzamos a tocar temas muy íntimos, mientras hablábamos de mujeres y anécdotas sexuales del pasado.

 

Luis Felipe supo llevar la conversación a tal punto que fue imposible no tener un ligero cosquilleo más abajo de mi cintura. Los comentarios siguieron subiendo de tono hasta llegar a unos muy audaces. Ya era imposible esconder lo que había estado creciendo debajo de mi diminuta toalla. ¿Dónde están las toallas extra-large cuando se necesitan?

 

Luis Felipe notó lo que me pasaba. No pasó mucho tiempo cuando se arrodilló frente a mi, arrancó la toalla de mis manos y comenzó a demostrar sus dotes lingüísticos en todo mi cuerpo. Allí pasaron cosas que jamás pensé que disfrutaría tanto. Al menos no con otro hombre. Jamás olvidaré lo que sucedió en ese sauna aquella tarde calurosa de Junio.

 

En mi ingenuidad, pensé que eso habría sido algo casual. Supe que no había sido así cuando me descubrí esperándolo las siguientes tardes en el sauna o encontrármelo en el restaurante del hotel, en el área de la piscina o en cualquier otro lugar.

 

torso hombre en EuropaEnero 2013

Sin embargo, el cambio en mi había sucedido. A los meses siguientes, ya en mi país, me descubrí entrando en salas de chat para gays. Allí me topé con Mauricio, Ignacio, Luis Carlos y otros que no pasaron más allá de un café. Con excepción de Miguel Angel, un jovencito de 22 años a quien conocí en Enero 2013 y a quien vi otras veces más, para tomarme un café y para mucho más.  Creo que me cautivaron sus ojos verdes, profundos como el ancho mar.

 

Si bien me estuve viendo en secreto con Miguel Angel, no fue nada serio. El resultaba ser muy inseguro, celoso e inmaduro. Lo cual es natural para su edad. Estaba esa diferencia importante.

 

Junio 2013

En junio no regresamos a España. Siguiendo las malas prácticas económicas de Venezuela, ahora en Argentina también tenemos control de cambio. Ya no es tan fácil viajar para una familia tan grande.

 

Decidimos tener vacaciones familiares dentro del país.

 

La relación entre mi esposa y yo fue en declive. Decidimos separarnos al terminar nuestras vacaciones familiares. Necesitábamos espacio para pensar en el futuro de nuestra relación. Decidí irme de la casa.

 

Desde entonces he tenido unos días muy difíciles. Lo más difícil ha sido separarme de mis hijos. Para animarme, decidí comprar un pasaje para Amsterdam. Quería conocer esa ciudad. Viajaría a finales de Octubre 2013. Quería despejarme un poco, tomar aire para descubrir tomar decisiones.

 

Octubre 2013

Me hospedé cerca de la zona roja de Ámsterdam . Debo decir que esa zona es un sitio “turístico” para mucha gente. Para mi lo es también. Es maravilloso de día. Pero de noche, luego de las 22:00 horas, la situación cambia drásticamente y en mi opinión, la atmósfera se torna deprimente ya que a partir de esa hora, muchas casas se convierten en vitrinas donde se ven mujeres semi-desnudas, exponiéndose ante la mirada de hombres como pedazos de carne, ante el mejor postor (o cualquiera que tenga el dinero). A pesar de ver mujeres espectaculares, no me provocó pagar por ninguna de ellas.

torso man en europa 

Ese dantesco espectáculo me empujó a tomarme un trago. Y fui sorprendido al descubrir muchos lugares con banderas del arco iris.

 

Decidí entrar a uno de ellos. Nada más y nada menos que al Eagle Amsterdam, ubicado en la calle Warmoesstraat, muy cerca de a plaza Dam.

 

Cuando entré, había poca gente. Eran casi las 11:00. Pero me sorprendió ver a unos jóvenes haciendo de las suyas a escasos metros de la barra. Estaban casi totalmente desnudos, ante la mirada indiferente de la mayoría del lugar. Casi a la media noche el local comenzó a llenarse con personas vestidas de cuero. Resulta que esa noche había un leather festival en la ciudad.

 

No puedo ni describir el 10% de lo que vi en esa noche. Cuando pensaba que mi capacidad de asombro llegaba a su límite, veía algo más que lo superaba. Decidí observar, ver, curiosear todo lo que pudiera. Eso si: sin participar.

 

Luego de un rato, descubrí que aquél ambiente no era para mi. Decidí irme. Sin embargo, a pocos metros de la entrada, fui emboscado por un joven de unos 28 años, rubio como el sol, atlético, de estatura media y ojos grises sumamente encantadores. Sin pronunciar una palabra comenzó a desabrochar mi pantalón y se arrodilló frente a mi y no para pedirme perdón precisamente…

 

... A partir de esa emboscada me perdí… me convertí en un protagonista de la historia que ocurría en aquel lugar y dejé de ser observador. Me dejé llevar, participando activamente en situaciones que jamás imaginé participar. En ese momento exorcisé de mi cuerpo el pudor, el recato, el tabú, etc. Di rienda suelta al deseo, la imaginación y al morbo.

 

Mi itinerario los siguientes cinco días en la ciudad consistió en descubrir la ciudad de Ámsterdam durante el día: un museo, un parque, un coffe-shop. Durante la noche, un bar que tuviera una bandera del arco iris en la entrada del lugar.

 

Lo que ocurrió aquella primera noche, se repitió en las siguientes. Ya no con aquella intensidad de la noche de cuero, pero era muy fácil entrar, charlar, conocer a alguien y tener algo de acción.

torso hombre en Europa 

Tuve mis límites también. En ocasiones fui invitado a realizar actos sin protección, cosas que me abstuve de hacer, declinando dichas propuestas, a pesar de que las mismas vinieron de hombres sumamente atractivos, los hombres más bellos que había visto en la vida.

 

Regresé a Argentina con una idea en mente. El divorcio. Aun sigue siendo difícil para mi la situación. Adoro a mis hijos. Pero siento que es lo que tengo que hacer. Regresé en cuerpo a Buenos Aires, pero mi mente sigue en Amsterdam, en todo lo que experimenté y viví en aquel lugar.

 

Diciembre 2013

Soy fan de Cityvega.com desde hace un par de meses, justo después de llegar de Ámsterdam decidí escribir este texto… como una manera para drenar. Han pasado semanas desde que lo comencé sin poder finalizarlo.

 

Hoy decidí terminarlo y enviarlo. ¿Por qué hoy? Quizás porque hace unos días mis hijos se enteraron del inmente divorcio de sus padres. No lo se. Tal vez necesito drenar de nuevo.

 

Necesito aire y por eso he vuelto a comprar un pasaje para Amsterdam. Ya estoy en el aeropuerto. No se lo que me espera en esta oportunidad. Igual deseo volver. Necesito recuperar mi cabeza que aun se encuentra allá. O dejarla para siempre en esa ciudad

 

Adalberto Fantachiotti

Buenos Aires, Argentina

(Camino a Ámsterdam)

 


¿Quieres compartir con nosotros tus anécdotas, vivencias, experiencias, o cualquier cosa que se te ocurra? Con nosotros puedes hacerlo enviándola a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Con gusto publicaremos tu boceto, tu idea o tu texto en nuestra sección Confesiones de Medianoche. Anímate!! 

 

Recomendamos ver también:

 


¿Quieres compartir un comentario, observación o duda sobre este artículo o cualquier otro? Escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Mantente informado sobre cada una de nuestras publicaciones agregándonos a tu FACEBOOK y/o a tu TWITTER.


fShare
0
Pin It