Cárcel para quienes salgan del clóset en Rusia

 

17.Mar.2016. Política.  Si un ruso duerme con una persona del mismo sexo, es mejor que mantenga la boca cerrada en el trabajoY si intenta hacer bandera política de lo que en realidad es un 'defecto', saliendo a la calle a manifestarse, la multa está casi asegurada. Se puede ser gay o lesbiana, pero no reivindicarlo en el espacio público. En Rusia, la homosexualidad está condenada, sobre todo como movimiento social. Ni la literatura, ni la prensa ni la política pueden enarbolar la bandera gay. Pero ahora, la 'cacería' puede pasar al nivel individual.

 

La oposición parlamentaria no es precisamente una ayuda. El Partido Comunista Ruso ha propuesto que 'salir del armario' sea castigado por la ley. Dos diputados del partido rojo, Ivan Nikitchuk y Nikolai Arefeyev, quieren multar con 58 euros a quien exprese comportamientos ajenos "a las relaciones sexuales tradicionales". El arresto para quien se declare gay estando cerca de centros educativos o culturales sería de hasta 15 días de duración. La propuesta se debatirá la semana que viene en la Duma [cámara baja del Parlamento ruso], y pretende prohibir los besos entre parejas gays y hasta confesar públicamente la homosexualidad. El comunista Nikitchuk ve a los gays como gente "enferma y loca" y espera que su ley pare lo que considera "una estrategia de Occidente para invadir las mentes rusas, corromper a la juventud y debilitar nuestra tasa de fertilidad", según ha dicho al portal de noticias Meduza el pasado mes de Enero.

 

Desde el Kremlin, preguntados por el asunto, ha evitado pronunciarse aduciendo que no conocían la propuesta. Rusia Unida, el partido que respalda al presidente Vladimir Putin, sí apoyó la actual legislación. Sobre la vuelta de tuerca que proponen los comunistas ha hablado un líder del partido gubernamental, Dimitri Vyatkin, para calificarla como "superflua".

 

Una encuesta del Centro Levada revela que el 37% de los rusos ven la homosexualidad como una desviación. Un 18% cree que deberían ser procesados. Irina Fedotova, una conocida activista gay rusa, se marchó a Luxemburgo este verano después de haber recibido una paliza: "He luchado lo que he podido. Y cuando no he podido más, me he ido".

 

Según denuncia un informe de Human Rights Watch (HRW), la ley contra la propaganda gay instaurada en Rusia en 2013 ha disparado los episodios de violencia contra los homosexuales. No hay una contabilidad general de agresiones, puesto que sólo existen asociaciones en unas pocas ciudades grandes. Pero el centenar de entrevistas en 16 municipios que llevó a cabo HRW apunta a un deterioro de la situación. Lo mismo han contado todos los gays y lesbianas contactados por EL MUNDO para este reportaje: "Vamos a peor, porque la ley ha dado luz verde a los ataques a los gays", se queja Ilya, un homosexual de 26 años que vive en San Petersburgo. "Antes esta ciudad era la más tolerante, ahora no se puede caminar de la mano por la calle", añade.

 

Acoso y derribo a profesores

La 'postura oficial' está clara: ser gay o lesbiana no es estar sano, y su modo de vida -e incluso ellos mismos- pueden ser un problema para los niños, por eso no pueden reivindicarse en público en virtud de una ley que imposibilita el activismo gay. En la calle y en los despachos la gente mete a gays y pedófilos en el mismo saco con mucha frecuencia: como si fuesen bombas de relojería que nadie quiere tener circulando por ahí. Hay temor al castigo estatal y todavía más al odio ciudadano. "Lo que más me asusta es que la mayoría de la gente no conoce a un solo gay o lesbiana pero repiten lo que dice la Iglesia y el Gobierno", se ha quejado María Morozova, una joven profesora rusa. Su gremio está especialmente amenazado por una legión de activistas que se dedican a cazarlos y destrozarles la vida.

 

Pocas historias definen mejor el hostigamiento que sufren los gays como la de Olga Bajaeva. Tiene 24 años y vive en Magnitogorsk, una ciudad industrial de los Urales. Logró un trabajo dando clase en una escuela emparedada entre industrias metalúrgicas, esas catedrales de hierro que fueron la punta de lanza de los planes quinquenales de Stalin. Allí queda muy lejos el debate y la agitación de la nueva clase media urbana que despierta en Moscú, pero las redes sociales le pusieron delante de sus narices una historia que la hizo dar un salto de indignación. En vKontakte (una red social tan importante en el país como Facebook) leyó la noticia de un profesor perseguido por ser gay "Dejé un comentario diciendo que yo soy lesbiana y también trabajo en un centro educativo". En mal momento se le ocurrió hacer tal cosa: "En un par de horas me llegó un mensaje de un tal Valkiria Repina que me conminaba a dimitir".

 

Valkiria Repina gestiona, bajo seudónimo, un grupo llamado Padres de Rusia, a través del cual distribuyó la identidad de Olga, fotos suyas y algunos detalles 'desagradables' sobre su vida. Olga, consciente de lo que se estaba desatando contra ella, decidió guardar silencio. Pero pronto a su bandeja de entrada llegó otro mensaje: "¿Por qué no contestas? Dinos qué has decidido. Si dejas el trabajo no distribuiremos esta información". No contestó. Y la historia pasó a los medios de comunicación, recibió la llamada de un reportero, la prensa local relanzó la historia, y también el canal de televisión de la ciudad.

 

"Desde San Petersburgo alguien llamó al Departamento de Educación para informar de que había una lesbiana trabajando entre ellos, preguntando por qué no me habían despedido", recuerda Olga. La directora del centro al principio la apoyó, y finalmente le dijo que si quería seguir trabajando ahí bastaba con no colgar contenido LGBT en su muro, cosa que ella jamás había hecho: "Me dijo que si seguía colgando cosas sobre política y criticando al Kremlin tendría que cambiar de profesión". Se negó a irse. La pusieron a limpiar la escuela, pero la humillación no acabó ahí. Un padre, cuyo hijo en realidad estudiaba en otro colegio de la ciudad, la denunció porque el niño había visitado su página y había empezado a hacer preguntas sobre el matrimonio gay. La citaron delante de todos los profesores: "Olga Bajaeva actuó de manera imprudente", clamó la directora dando comienzo a una especie de auto de fe al mas puro estilo soviético. Todos los profesores callaron. Olga dimitió aquel día.

 

El caso de Olga se repitió en San Petersburgo: otra profesora, Anastasia, recibió los mismos mensajes extorsionadores (con fotos sacadas de su Facebook en las que sale abrazando a su novia) por otro grupo de activistas anti-gay, que se jactan de haber desenmascarado a 30 profesores por todo el país. Hoy es una activista gay con ganas de "zarandear el sistema y dar esperanza". Cada día, dice Anastasia, recibe mensajes de gays que han perdido su trabajo por culpa de su condición sexual. 

 

Cacería de gays

Nikita prefiere no dar su nombre real: "En cuanto a los temores cotidianos lo que me aterra es conocer a alguien por internet y que cuando llegue haya una banda preparada para lincharme", concluye. Su temor está bien fundamentado porque existe un grupo llamado Occupy Pedophilia que se dedica a cazar y pegar a homosexuales. Son safaris a la caza del "maricón", que quedan documentados en vídeo para escarnio público en las redes sociales.

 

La moda de cazar gays y sacarlos en la web ha sido imitada en algunas ciudades rusas. HRW analizó en 2014 hasta 78 ataques a gays, y ha notado que ha cambiado la dinámica: ya no se ataca tanto a homosexuales que se significan. Ahora el objetivo son los que intentan pasar inadvertidos.

 

Algunos políticos de Rusia retratan a los gays como personas "peligrosas" y para muchos rusos se trata de "enfermos" nocivos para los niños. Así lo ve Vitaly Milonov, un conocido político ultraconservador de San Petersburgo convertido en látigo de los gays, las lesbianas, los transexuales y otro tipo de "desviados" que, según ha sugerido, "violan a niños". Es famoso por organizar redadas en locales de alterne, pero niega que haya opresión alguna: "Por amor de Dios, no consigo cerrar ni un solo club de maricones, y están por todas partes".

 

Xavier Colás

Artículo publicado en el sitio web www.elmundo.es.

Para ver el material original puedes hacer click aquí.

 

Ver también:

 


¿Quieres compartir un comentario, observación o duda sobre este artículo o cualquier otro? Escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Mantente informado sobre cada una de nuestras publicaciones agrégandonos a tu FACEBOOK y/o a tu TWITTER. 


Pin It