Dubai¿Está bien que los gays viajen a países homófobos? 

 

27.Abr.2018. Turismo.  Hace unos días, el diario El País publicó una nueva sección titulada "El viajero gay". En dicha sección se pretende hacer un recorrido por lugares altamente recomendables, sobre todo zonas privadas y de ocio nocturno. Sin embargo, su primer destino fue la ciudad de Dubai, en Emiratos Árabes Unidos, donde se penan las relaciones entre personas del mismo sexo con hasta 10 años de cárcel

 

Esto encendió el debate y plantea la pregunta ¿Está bien que los gays viajen a países que persiguen y penan la homosexualidad? Mostramos algunas opiniones al respecto.

 

Iñigo Ayuso, autor del artículo "Dubái, el rincón imponente", y del blog "El Viajero Gay"

La intención principal del artículo Dubái, el rincón imponente es ofrecer una visión muy concreta de algunos lugares donde los homosexuales no son aceptados o directamente son rechazados; aquellas ciudades donde ser gay no es un problema, como San Francisco o Madrid, ya tienen cientos de reseñas en cientos de webs y guías de viaje que son fáciles de encontrar.

 

De ahí la elección de destinos como Dubái, lugares fuera del circuito habitual donde moverse es difícil. Al no pretender hacer un análisis social del lugar y siendo el objetivo el que era, el tono fue, efectivamente, ligero. Creo sin embargo que es el tono adecuado para un blog de viajes. Créeme, son muchos los gays y las lesbianas que acaban en este tipo de lugares por trabajo, por ocio familiar o de amigos. Sólo quiero darles consejos. No soy un analista político ni un experto en derecho, pero creo que EL PAÍS, donde se aloja el blog, tiene una línea editorial muy clara en ese apartado y lleva décadas defendiendo la absoluta igualdad del colectivo.

 

Como comento en mi blog, por trabajo he dado nueve vueltas al globo y he estado en prácticamente todos los países del mundo con acceso al mar. En todos ellos he buscado la forma de moverme con comodidad sin reprimir absolutamente mi homosexualidad, algo que creo que sí que sería peligroso. Es más, he de confesar que me ha hecho muy feliz poder hablar y pasar tiempo con otros homosexuales que viven en esos países represivos, porque creo que he aprendido de ellos y ellos han aprendido algo, por poco que fuera, de mí.

 

chico guapoCreo que sería cruel penalizar a toda una sociedad por los excesos de sus gobernantes. Que los políticos iraníes, saudíes, emiratíes o egipcios condenen la homosexualidad no la ha erradicado en sus países, más bien al contrario. Y esa gente es la más vulnerable. No voy a decir que yo esté haciendo el bien social por buscar el ambiente gay en Dubái, pero el encontrarlo me ha dado la sensación de que tal vez la igualdad sea una cuestión de tiempo.

 

Esto me lleva a la idea de defender el turismo como apertura. Vale, es cierto, en Egipto no puedes llevar una bandera gay. Pero ¿eso te impide visitar Asuán, Luxor o El Cairo? Tengo grandes amigos gays que viven allí. Muchas veces se encuentran en hoteles y buscan conversar con clientes también gays para poder desahogarse, quejarse de todo, soñar con un futuro diferente.

 

Y lo que es más, ¿por qué castigarlos a ellos solo? En Mississippi, Alabama, Luisiana y partes de Florida tampoco es muy recomendable ondear banderas gays en según que sitios, pero eso no quiere decir que no vayamos a ir a maravillosas ciudades de Estados Unidos como Palm Beach o Nueva Orleans.

 

Los países son mucho más que sus Gobiernos y sus leyes: es su gente, su comida, sus calles, sus edificios, sus costumbres… Cuando yo fui a Dubái, me moví gracias a los consejos que me dieron quienes estaban allí y ahora yo he querido compartirlos con quien los quiera leer o los pueda necesitar.

 

Dicho esto, bienvenida sea la crítica.

Ángeles Espinosa, corresponsal de EL PAÍS en Dubái

Cada cual tiene el derecho o la opción de viajar donde le interese o le parezca. Boicotear un país en general por su sistema político o legal, significa echar en el mismo saco al régimen y a su población, que a menudo se beneficia del intercambio con el exterior y lo agradece (como sucede en Irán, por ejemplo). En el caso de la comunidad LGTBIQ y los viajes a países donde no se respetan los derechos humanos, debe extremarse el cuidado en los consejos que se facilitan debido a las graves consecuencias que puede tener para ellos un tropiezo con la policía o con un ciudadano estrecho de miras.

 

Dubái es paradigmático porque la imagen de modernidad y apertura que proyecta no se corresponde con su legislación, dejando a los visitantes (no sólo gays) ante una peligrosa inseguridad legal al menor contratiempo, tal como he contado en numerosas crónicas. Es cierto que la mayoría viene, disfruta del ambiente permanente festivo y la sensación de aventura de viajar a tierras árabes sin los riesgos asociados con otros países de la zona, y no tiene ningún problema. Pero también es importante ser honesto y revelar desde el principio las contradicciones que no muestran los folletos turísticos: que beber alcohol es posible pero ilegal si no se tiene una licencia (que sólo pueden sacar los residentes); que es ilegal que una pareja comparta habitación sin estar casada, aunque las autoridades hacen la vista gorda (mientras no se produzca un incidente), o que las relaciones homosexuales están penadas y, aunque en la discoteca del hotel parezca que uno está en Madrid o en La Habana, las leyes son draconianas.

 

chica guapaUn diplomático extranjero le preguntó hace algún tiempo al jefe de la policía de Dubái qué debía aconsejar a sus nacionales al respecto (alcohol, drogas, parejas de hecho, gays). Su respuesta daba a entender que podían saltarse las leyes mientras no les pillaran: “Sabemos que esas cuestiones existen, no las aprobamos, pero mientras no hagan alarde, no vamos a perseguirlos”. Escalofriante. 

 

Otto Más, lector y activista en redes sociales por los derechos de los homosexuales

Cuando leí el artículo, lo primero que pensé es que caía en los estereotipos del hombre gay que tiene dinero para irse a Dubái con sus amigos musculosos, es decir, que puede pagar 30 euros por una copa; y que al decir que la única religión de la ciudad es el dinero se banalizaba el hecho de que es un régimen islámico. Allí, a los gays no se les acepta y las mujeres tienen que ir tapadas… No hay medias tintas. No se puede hacer propaganda de un Estado que no respeta a los homosexuales; allí, todavía, en algunos aspectos reina la saría [la ley islámica].

 

Que de repente alguien me diga que es muy guay, que si las luces y los azafatos… Sinceramente, me parece que me están tomando el pelo. No me estás vendiendo un resort, sino un lugar que ya de entrada me prohíbe ser homosexual. Pensé: “Gracias por recomendarme que vuelva al armario y a la clandestinidad”. Entiendo la idea de que cuanta más visibilidad haya más se va a ayudar, pero no lo comparto. La visibilidad de los occidentales a la población de Dubái no le importa, ellos ven turistas que llevan dinero, no ejemplos a seguir.

 

Es como pretender que las suecas de la España de los sesenta acabaron con el régimen de Franco; pues mira, no. Las suecas se ajustaron a una dictadura de m.... y no tenían ninguna intención de derribarla. No puedes visibilizar nada porque esa misma visibilidad hace que te metan en la cárcel o te saquen del país. No creo que se les ayude así; menos aún con ese tipo de estereotipo sobre el turismo, con fiestas súper fantásticas y súper exclusivas. Ningún gay paga la cuenta y dice ‘oye, aquí está el dinero, pero a ver si arreglan los derechos humanos por aquí’.

 

chico morenoPaco Ramírez, director del Observatorio contra la LGBTfobia

Desde el colectivo LGTBIQ nos ha parecido bastante frívolo jugar con un tema tan serio como es la homofobia de Estado en un país donde puedes acabar en la cárcel 10 años; consideramos irresponsable tanto el contenido como la forma del artículo, destinado claramente a un público muy específico. Deberíamos ser los más concienciados y sensibilizados con esto y deberíamos tratar de boicotear el turismo de estos países, no hacerles ninguna concesión hasta que sus autoridades no hagan cambios en cuanto a Derechos Humanos, no solo los nuestros, sino los de toda la población.

 

Tal vez en lugares donde las leyes no son tan estrictas, donde el rechazo a los homosexuales es social pero no legal, tal vez, el turismo podría servir de palanca de cambio. Pero no en lugares como Dubái, donde no puedes comportarte con libertad, no puedes ser tú. Si no puedes ser tú públicamente porque pueden penalizarte por ello, ¿cómo vas a cambiar la mentalidad de la población? Solo en países donde las grietas no son tan profundas el turismo de colectivos como el LGTBIQ puede contribuir a aumentar las libertades.

 

Artículo publicado en el sitio web www.elpais.com.

Para ver el material original puedes hacer click aquí.

 

 

 

Ver también:


¿Quieres compartir un comentario, observación o duda sobre este artículo o cualquier otro? Escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Mantente informado sobre cada una de nuestras publicaciones agregándonos a tu FACEBOOK y/o a tu TWITTER.


Pin It