hombre escondiendo desnudezPudor extremo: Cuando desnudarse es un problema

 

14.Ago.2018. Sexualidad. Muchas personas sienten vergüenza cuando se tienen que desnudar delante de otras. Esta reacción suele ser algo aprendido durante la infancia, a causa de que se nos reprimió la desnudez. Se nos dieron dieron mensajes negativos, con los que se nos condicionó el pudor.

 

Más tarde, al vivir la adolescencia, puede reactivarse por la inseguridad que nos producen los cambios en nuestro cuerpo y en nuestra personalidad.

 

El pudor está influido por la época que nos toca vivir y por la sociedad concreta en la que estamos. Hasta hace relativamente poco era impensable enseñar los torsos desnudos por la calle, o que las mujeres se descubrieran el pecho en playas o piscinas, y cada vez se va permitiendo y tolerando que se exhiban más partes del cuerpo.

 

En la infancia hay una fase bastante exhibicionista, en la que el niño pequeño muestra los genitales o el cuerpo desnudo con orgullo. A causa de la reprensión parental dejará de hacerlo, cargando la desnudez de culpa, de rechazo o de connotaciones negativas. O incluso alo peor: la idea de que nuestro cuerpo no es bonito o no debemos estar orgullosos de él.

 

Aquéllos que perciban que su cuerpo no se ajusta a los cánones de su entorno, sea por gordura o delgadez, por falta de musculatura, por creer que el pene es pequeño o, en el caso de las mujeres, que sus pechos o caderas no son bonitos, van a temer a exponerse desnudos. Se rechazan y creen que los demás van a hacer lo mismo.

 

dos hombres y mujer desnudosDe adultos es importante que corrijamos esta posible vergüenza atreviéndonos a "existir" ante los demás, aprovechar las veces que hay que desnudarse en presencia de otras personas para hacerlo conscientes de nuestra vergüenza, pero sabiendo que nadie nos va a humillar (como temíamos en otra época) y que nadie nos va a reprimir o castigar. También es importante que pensemos que tenemos derecho a ser como somos y que tenemos que querernos con nuestros defectos o no siendo tan agraciados como nos gustaría.

 

Hay gente tan herida en la imagen corporal que podrá necesitar ayuda psicoterapéutica para así ir aceptando su propio cuerpo y liberándose de los temores que soportan y de los mensajes de autorechazo.

 

En el caso de las personas delgadas o con algún defecto físico, la solución no es necesariamente mejorar la masa muscular o someterse a una cirugía estética, pues en muchos la inseguridad de no agradar a los demás seguirá allí y llevará a un intento de perfeccionismo a base de operaciones incesantes o la vigorexia (adicción a adquirir musculatura como sea), por ejemplo.

 

hombre corriendo desnudoEs más importante cultivar la confianza en los demás, adquiriendo relaciones sólidas y profundas. Aprendiendo a amar y a ser amado, sabiendo que somos valiosos por muchas más cosas que por nuestro cuerpo, y que la belleza de éste, en todo caso, es efímera. Tenemos derecho a querernos a nosotros mismos en todas las circunstancias de nuestra vida, así como en toda edad.

 

Si nos aceptamos tal cual como somos, no habrá aversión ni incomodidad. No tenemos que convertirnos en un escaparate para que todos nos miren, pero tampoco tenemos que vivir como si fuésemos invisibles. Tenemos que integrar nuestro cuerpo y desear existir ante los demás y con los demás permanentemente

 

Ignacio Diaz Carvajal

Artículo publicado en la edición No 78 de la revista Zero.

 

 
   

Ver también:


¿Quieres compartir un comentario, observación o duda sobre este artículo o cualquier otro? Escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Mantente informado sobre cada una de nuestras publicaciones agregándonos a tu FACEBOOK y/o a tu TWITTER.


fShare
0
Pin It