psoe 20193 Dudas razonables (que me gustaría que alguien del PSOE respondiera)

 

30.Nov.2019. Política. Hoy es 10 de noviembre del año 2019. Ya estamos en la noche del domingo. Como siempre, ando preparando el lunes. Cosas para el trabajo; dejar en lugar visible lo que mi hijo ha hecho sobre “Mujeres Griegas”; descongelar pescado para la comida de mañana... No quiero ver la televisión. Mi marido sí y está pendiente de los resultados de las Elecciones Generales en España.

 

De pronto escucho unos cánticos. "A por ellos, oe, a por ellos, oe..." Giro la cabeza. En la pantalla se ve la sede de Vox rodeada por fieles que corean el Aporellos.

 

Se me pone la piel de gallina. Soy gay. Estoy casado con un hombre. Tengo un hijo nacido por Gestación Subrogada (GS). Somos carne de horca. Esos cánticos son para mi familia, para muchas familias, para muchas personas LGTBI+. Siento su mirada enfocada hacia nosotros y, una vez más, en esta negra noche, siento cómo mi cuerpo se descompone y siente la necesidad de proferir improperios contra el PSOE.

 

 vox santiago abascal y el colectivo lgbt

Santiago Abascal, líder de VOX, partido abiertamente homófobo.

 

Sobre todo porque, tras su conversión en Partido Sanchista Obrero Español, tengo dudas razonables sobre la ideología imperante. Porque lo busco y... no lo veo. Tengo algunas dudas que quisiera que alguien del PSOE me respondiera.

 

1. ¿Por qué el PSOE y VOX quieren ser tan coincidentes?

Si. Hay doctrinas de VOX y PSOE coincidentes. No sólo en el mensaje. Las palabras y las formas utilizadas son las mismas.

 

mujer que apoya la maternidad subrogada Por ejemplo, en gestación subrogada. Uno escucha hablar a Carmen Calvo o a Rocío Monasterio sobre Gestación Subrogada y no encuentra diferencias en su discurso. El mismo decir, las mismas insinuaciones, idénticos razonamientos son expresadas por ambas ideólogas en una absoluta simetría en espejo.

 

La Gestación Subrogada para ellas no es una cuestión que la mujer, libre y voluntariamente, puede hacer. Es no y no. Es dogma de fe y el resto de las mujeres, todas, han de acatar lo que dicten. Ni pensar en leyes que permitan decidir.

 

Coincidencia también en el discurso hacia las personas trans. Y no es sólo que se haya escuchado decir a socialistas que “las activistas transgénero son tíos, y digo tíos porque son tíos” -frase que el presidente de Vox, Santiago Abascal, habría dicho con el mismo tono y análoga dicción-, es que la transfobia del PSOE es responsable de daños importantes.

 

Basta ver lo acaecido con la Ley de Igualdad LGTBI que Unidas Podemos presentó en 2017 y que yace, muerta y olvidada, en algún cajón perdido de las Cortes Españolas.

 

La propuesta pretendía ser un marco de protección integral, pero... La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Trans y Bisexuales, FELGTB, apuntó que integrantes del grupo socialista en la Comisión de Igualdad mantenían una actitud transfóbica y desvirtuaban la esencia de la ley, oponiéndose a artículos relacionados con los derechos de las personas trans. Y el proyecto de ley naufragó.

 

Obvio es decir que, con estos precedentes, a leyes como la Integral de Transexualidad o de Igualdad LGTBI les espera una larga y estéril travesía del desierto.

 

2. ¿Por qué el PSOE hizo resucitar el franquismo?

La movilización social llevada a cabo por el sanchismo ha tenido un objetivo preferente: el franquismo. Que ni en sueños pensó alcanzar una visibilidad y un protagonismo como el que ha tenido y tiene.

 

franquismo

Sacar a Francisco Franco del Valle de Los Caídos era necesario, pero no como lo hicieron. 

 

Nadie ha hecho tanto por Franco, en los últimos 40 años, como Pedro Sánchez y Carmen Calvo. Ni en sus delirios más locos, los fanáticos del antiguo régimen habrían podido imaginar que su generalísimo volvería a abrir los telediarios y a ser portada, casi diaria, en prensa nacional e internacional.

 

Pero así es. El Gobierno sacó a pasear a Franco y, vivificado en las ruedas de prensa posteriores al Consejo de Ministros, un nuevo esplendor fascista fue tallado con mármoles de la Moncloa.

 

Había formas diferentes de hacerlo, claro, siendo la mejor de ellas, por ejemplo, que hubiésemos escuchado en la televisión “los restos del dictador han sido trasladados, discretamente, hace unos días”, sin mayor parafernalia. Esto no habría lucido igual. Y desde luego no habría logrado reanimar al facherío patrio de una forma tan exuberante. La campaña publicitaria ha sido digna de un Premio Eficacia.

 

vox fiesta orgullo gay3.- ¿Por qué el PSOE le ha dado tanta voz a VOX?

La promoción empezó ya con las anteriores elecciones. Sánchez quería un debate. En la televisión pública. Con Vox. No lo obtuvo entonces, pero no ha parado hasta lograrlo y, si para ello se precisaba repetir elecciones, pues elecciones al canto.

 

Se ha hecho lo posible y lo imposible para que los radicales coloquen su discurso a una España que, estupefacta y perpleja, contempla cómo su clase política cobra sin trabajar y vive de espaldas a las personas.

 

Vox no habría logrado tal relevancia si, desde el PSOE, no se le hubiese encumbrado y sus medios de comunicación no lo hubiesen jaleado por activa y por pasiva. Fuentes socialistas dicen que, si han gritado “¡qué viene el lobo!”, era para activarnos, no para que españolas y españoles, como rebaño obediente, acudiésemos en masa votar con alma sanchista. Pero dudo que esa sea la simple verdad.

 

Para animarnos a votar, y votar socialismo, no hacía falta el miedo ni promover a los extremistas. Bastaba con ilusionar a la gente, con darnos motivos creíbles, con poner la verdad en el centro. Con decirnos que importábamos. Para ilusionar habría bastado con no convocar nuevas elecciones, con formar Gobierno en mayo y ponerse a trabajar por todas, por todes, por todos. Pero claro, si hubiese sido así, hoy Vox no tendría más de 50 diputados y no estaría cantándonos el Aporellos con el triunfo brillando en los ojos.

 

Sí, tengo dudas. Dudas más que razonables, porque la historia tendría que haber sido otra, debería haber sido otra. Pero no han querido.

 

Querían a Vox donde lo tienen. Para servir de coartada bajo el eslogan de “o yo o el caos”; para pedir un cheque en blanco; para disimular la transfobia y otros odios. Para decir que están ahí para salvarnos. Pero, qué quieren que les diga, hubiese preferido que, en vez de tanta salvación, no nos hubiesen puesto a los pies de los caballos.

 

El cálculo electoralista de dividir derechas y promover ultras lo vamos a pagar las personas de siempre. Pedro Sánchez se irá de la Moncloa antes o después. Seguirá, eso sí, con sueldo oficial y prebendas, por no hablar de las puertas giratorias que se abrirán a su paso. Los demás seguiremos aquí, peleando. La dignidad, la libertad, los derechos.

 

familia homoparentalLas minorías, como las personas LGTBI+, como las familias LGTBI+, seguiremos aquí. Agredidas, atacadas, pero con la misma fuerza. Las agresiones, de derechas o izquierdas, no podrán con nosotras.

 

Esta noche, mientras leo sobre el nuevo gobierno (ahora sí, antes ¿no?) tenía que contar mis reflexiones. Y, además, sentir cómo de mi boca salen improperios contra el partido que gobierna en funciones.

 

Llevo votando PSOE más de 40 años. He vuelto a votar PSOE -tapándome la nariz- el 10 de noviembre. Pero, como viejo votante socialista, hoy me salen más y más insultos.

 

Al sanchismo por su doblez. Al PSOE por olvidar lo que significa ser Socialista.

 

Pedro Fuentes

Luchador por los derechos de las familias y de las personas.

@pefucas


Recomendamos ver también:

 


¿Quieres compartir un comentario, observación o duda sobre este artículo o cualquier otro? Escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Mantente informado sobre cada una de nuestras publicaciones agregándonos a tu FACEBOOK y/o a tu TWITTER.


Pin It