hombre velludo teniendo un sueño humedoConfesiones de Medianoche: `Mi primer sueño húmedo´

 

23.Oct.2020. Anécdotas. Hay temas que no solemos hablar con cualquier persona. Seguro nunca has contado a nadie sobre esos sueños húmedos que tuviste en la adolescencia (o infancia, para los más precoces).

 

Puede que seas parte de ese grupo de hombres que nunca tuvieron sueños húmedos ya sea porque fuiste alguien precoz y conociste las bondades de la masturbación a temprana edad.

 

Pero habemos algunos hombres que nos tardamos un poco y que recordamos aun esos sueños que nos decían a gritos que estábamos dejando atrás la infancia. Sueños que dieron origen a la primera emisión nocturna, que dejaban húmedas las sábanas de la cama donde dormíamos, así como el pantalón de la pijama o la ropa interior que usábamos para dormir.

 

hairy guy2 Permíteme invitarte a que des una vuelta al pasado con una pregunta que nadie te hará en la hora de la comida: .¿Tuviste alguna vez un sueño húmedo con otro hombre?

 

Yo sí lo tuve y aunque ha pasado mucho de ello, recuerdo mis primeros sueños húmedos perfectamente.

 

¿Recuerdas tu primer sueño húmedo?

Permíteme también presentarme. Me llamo Diego, y estoy seguro que intentas ponerme un rostro y asignarme una personalidad. Pues bien, como buen pasivo que soy, satisfaré tu morbo, mientras sigues leyendo. 

 

¿Que cómo soy físicamente? Tranquilo vaquero. Contestaré a todas sus preguntas. No te dejaré con ninguna duda.

 

Físicamente soy como dice aquella canción de Ricardo Arjona, "Si el norte fuera el sur": Soy moreno y chaparrito. También soy lampiño, talla 30 de pantalón, tengo ojos cafes y el cabello negro. 

 

Hey, Hey, por supuesto que no entraré en otros detalles que sueles preguntar en las aplicaciones para conocer a otros hombres y que tienen que ver con aquellas zonas del cuerpo que se encuentran más abajo de la cintura. ¿Que vas a dejar de leer? Pues adelante... Pero por favor: no insistas más.

 

chico que cree en relaciones monogamasSe que si me publican esta historia en Cityvega.com añadirán fotos de hombres buenorros para captar tu atención. Así que me adelanto y te confirmo que no soy el de la foto. No soy el de ninguna foto. Soy un tipo normal, es decir, no soy de los que entran en un local y hombres y mujeres voltean a mirar por lo guapo que soy.

  

Pero debo tener lo mío. Porque he saboreado hombres de todos los tamaños, colores y sabores, como decía aquella publicidad de la web Manhunt. Si. Esa web que antecedió al Grindr y cuyo objetivo era para conocer a otros hombres gays que estuvieran cerca.

 

¿Que si tengo pareja? Vine hablar de mi primer sueño húmedo y te estás preguntando si tengo pareja... ¿Siempre eres así de disperso? Ok. Ok, responderé. No. No tengo pareja. Debo reconocer que he tenido mucha suerte en la parte familiar, académica, social y laboral. No ha sido así en la parte afectiva.

 

Estoy harto de escuchar: "No te preocupes, que cuando menos le esperes, el amor de tu vida llegará sin que lo andes buscando". Por supuesto que nunca he creído semejante cosa. Eso sería como decirle a una persona que no le gusta su trabajo: "No te preocupes, que cuando menos lo esperes, el trabajo de tu vida llegará sin que lo andes buscando". Como si el trabajo ideal o el amor de tu vida pudiera llegar del cielo.

 

En otras palabras, aun sigo buscando. Desde que decidí aceptarme como gay he buscado a esa persona que me complemente (y que yo complemente) y ya casi son diez años de rotundos fracasos. Espero que en los próximos 10 años, haya un cambio. 

  

chico pensando en su primer sueño húmedoA ver... no busco un príncipe azul o alguien perfecto como piensa mi amigo Daniel X. Toledo, un amigo bisexual casado con una mujer, y que no solo piensa que soy un iluso sino que se burla de mí por querer tener pareja estable, lo cual, según él, es imposible que ocurra entre dos hombres.

 

Puede que Daniel piense así porque lamentablemente nosotros los gays no vivimos esos romances que viven los hombres heterosexuales en la adolescencia. Quizás por eso mis sueños húmedos fueron un tanto extraños.

 

Siempre he pensado que los adolescentes que se convertirán en heteros tienen sueños con una mujer de grandes pechos, labios sensuales y mirada seductora. Toda una Sofía Vergara (eso si, con un mejor acento al hablar inglés).

 

Pero mi caso no fue así. Mi primer sueño húmedo fue con un hombre. Curiosamente fue con un hombre bastante maduro. Vestía un traje negro e iba de corbata. Yo caminaba hacia él como en una especie de hipnosis. Me acercaba a él mientras él permanecía inmóvil, mirándome fijamente.

 

sexy male que recuerda su primer sueño húmedoAlgo en el sueño me hacía abrazarle. Y tan solo el roce de mi cuerpo con el suyo y el olor de su fragancia masculina, provocaron en mí la primera emisión nocturna. No hubo besos. No hubo caricias. No hubo desnudo ni intimidad. Solo hubo un abrazo. Pero fue suficiente como para tener mi primer orgasmo, indicándome que mi cuerpo estaba alcanzando el desarrollo.

 

Recuerdo la reacción de ese hombre que nunca había visto con mi primera expulsión de semen. Demostraba sorpresa, incomodidad y hasta dolor. Como si mi orgasmo le hubiese hecho daño. Desperté totalmente mojado. Mi pantalón de pijama y la sábana de la cama eran testigos de mi orgasmo que llegó a traspasar el colchón.

 

A veces tiendo a pensar que mi primera experiencia fue realmente en ese sueño. Me gustan los hombres maduros y supongo que ese sueño fue la primera pista de ello.

 

 oso pardo grizley bears 1También un sueño húmedo que tuve después. Si, si. Creerás que estoy inventando estas historias. Pero tengo buena memoria (por lo menos para lo que me interesa). En ese segundo sueño húmedo había un hombre mucho más joven. De unos veinte tantos, tez blanca, cabello begro y ojos azules. Supongo que ese sueño me marcó también porque siempre me han parecido muy atractivos los hombres de cabello oscuro y ojos claros, así como los hombres de pelo largo.

 

En ese sueño yo estaba en una gran avenida. De esas que se ven en Estados Unidos o Canadá. Y el venía estaba en un carruaje de esos turísticos, que son llevados por caballos, haciendo un paseo. Yo estaba en otro, pero en dirección contraria. Cuando nos aproximamos y estuvimos uno frente al otro, el me sonrió. Y mi respuesta fue una eyaculación espontánea que volvió a mojar mi ropa interior y mi cama que me avergonzaría mucho la mañana siguiente.

 

En en sueño también lo mojé a él aunque tampoco hubo besos, caricias o intimidad. Solo una sonrisa, que por cierto, era muy encantadora. Él miraba lo mojado que yo le había dejado y se reía muy divertidamente y au vez preguntándome "¿Qué me has hecho?". No obstante yo me desperté avergonzado mientas su risa resonaba en mi cabeza.

 

Nunca le conté a mis padres esos sueños. Es más, en la mañana siguiente me sentía mal. Muy avergonzado por lo que había hecho en mi pijama y en las sábanas de la cama. Provengo de un hogar bien constituido y muy cristiano. No sabía cómo explicar esos sueños. Y fue un anticipo de lo que vendría después. No fue fácil aceptarme. No fue fácil contarle a mis padres que yo era gay. Fue una batalla difícil.

 

amigos de mis sueñosTal y como indica el Principio de Pareto, en la vida nos enfrentaremos con muy pocas decisiones difíciles que tomar, pero cada una de ellas tendrá un poder de afectación mucho más grande que las decisiones que tomamos a diario. Cuando salí del clóset ante ellos di un paso que no tiene vuelta atrás. Y no me arrepiento de ello.

 

Desde esos sueños supe que algo "algo andaba mal" y resalto las comillas. Ahora entiendo que uno tiende a decir eso cuando las cosas no salen como uno espera, o como la gente que se encuentra alrededor espera. Pero eso no significa que "algo ande mal". Se trata de ser el limón amarillo dentro de la cesta de limones verdes. Ambos tienen el mismo jugo ya que son de la misma cosecha. Solo que lucen diferentes y la diferencia hará resaltarte.

 

Seguro piensas que este sueño tiene un significado: que espero conocer un príncipe azul (por lo del carruaje) y que por eso estoy aun soltero. Puede que estés en lo cierto. Pero de ser así, eso significaría que soy también un príncipe azul dado que yo iba en otro carruaje. 

 

Prefiero pensar que lo del carruaje es que soy muy soñador. Sueño con tener pareja, compartir mi vida con alguien: alegrías y tristezas, triunfos y fracasos, oportunidades y pérdidas, etc. Si... soy un soñador...

 

Tan soñador que luego vinieron muchos más sueños húmedos. Hasta el punto que tuve que deseaba que cesaran. Cada vez con menos ropa, besos y caricias incluidas. Todos mis sueños húmedos eran con hombres y yo no quería ser gay

  

Maduro atractivoRecuerdo también un sueño húmedo en el que supe que estaba dentro de un sueño. En ese sueño un hombre semi-desnudo me esperaba en una cancha deportiva me pedía que me acercara. Y aunque dentro del sueño me dije, "esto es un sueño, aquí puedo hacer lo que quiera", lamentablemente no recuerdo lo que sucedió después. Sólo se que desperté muy mojado.

 

Dejé de tener sueños húmedos hace mucho. Una vez que uno tiene una vida sexual activa, ya no se vuelven a tener sueños húmedos. O por lo menos yo nunca más los he vuelto a tener. Pero a veces quisiera tenerlos de nuevo. Sería genial tener orgasmos en la realidad y en sueños. ¿O no?

 

Diego

(El de los sueños húmedos) 


¿Quieres compartir con nosotros tus anécdotas, vivencias, experiencias, o cualquier cosa que se te ocurra? Con nosotros puedes hacerlo enviándola a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Con gusto publicaremos tu boceto, tu idea o tu texto en nuestra sección Confesiones de Medianoche. Anímate!! 

 

Recomendamos ver también: 

 


¿Quieres compartir un comentario, observación o duda sobre este artículo o cualquier otro? Escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Mantente informado sobre cada una de nuestras publicaciones agregándonos a tu FACEBOOK y/o a tu TWITTER.


Pin It