Confesiones de medianoche: `Mi esposa, mi novio y yo´ 

 

05.Mar.2018. Anécdotas.  Has leído bien el título de este artículo. Soy casado. Tengo una esposa que me acompaña desde hace 25 años y desde hace cuatro tengo una relación sentimental con un hombre a quien amo con pasión y con locura.

 

Me llamo Efraín. Tengo 51 años y soy español. Vivo en la ciudad de Madrid y hoy escribo este texto a la luz de las velas, junto con una copa de vinoHace unos días vi la película Llámame por tu nombre (Call me by your name) y supongo que ella es la razón por la que escribo estas líneas. La escena en la que conversan el padre y su hijo sobre sexualidad ha levantado una cantidad de polvo en mi alma que no ha cesado desde entonces.

 

En el cine lloré como un niño. No podía dejar de llorar durante esa escena. Deseé tener una conversación así con mi padre hace 30 años. Deseé haber tenido una oportunidad como esa. Pero a la vez me asusta. Me pregunto qué habría decidido. Qué camino habría tomado. Junto a mi copa no puedo dejar de pensar cómo habría sido mi vida de haber tenido una conversación como esa.

 

Se que siempre sentí atracción hacia los hombres. Lo supe cuando me descubría fantaseando con un amigo o conocido del colegio, de la universidad, del gimnasio, de las vacaciones de playa, etc. Pero nunca me atreví. Nunca di ese paso de experimentar. Tampoco tuve la oportunidad de vivir solo. Salí de casa de mis padres para irme a vivir con mi esposa.

 

Estoy casado con una mujer pero soy gayConocí a mi mujer, Cristina, en la universidad. Cinco años de novio y veinticinco años de casado. Son casi treinta años juntos. En las buenas y en las malas. En la salud y en la enfermedad. Con ella he tenido una relación muy tranquila siempre. Jamás un mal trato entre nosotros. Quizás poca pasión, sobretodo desde su lado para conmigo. Pero yo siempre fui persona muy fiel con ella... Hasta hace cuatro años, pues en ese tiempo apareció alguien en mí vida, así, por casualidad. O no.

 

Lo lógico, después de treinta años de relación con una mujer, es que se tratara de otra mujer. Otra mujer con la capacidad de encender la llama de la pasión. Que me entendiera. De buenos sentimientos. Que me quisiera. Pero no fue así. No apareció en mi vida otra mujer. Fue un hombre, quien ahora es mi novio

 

Su nombre es Javier. Lo conocí en una conferencia de trabajo. Coincidimos por varios años pero nunca hubo más allá de un colegueo entre conocidos. En un momento de soledad mío, me animé a invitarle un café. Como dicen por allí: Una cosa llevó a la otra. Solo se que desde ese día, él forma parte de mi vida. En estos cuatro años ha pasado absolutamente todo. Muchas cosas compartidas. Javier me ha hecho sentir vivo de nuevo e importante. Desde entonces no hemos podido dejar de vernos. 

 

Dicen que cuando uno elige, siempre se pierde algo y que ahí está la clave. Elegir lo que produce menos dolor. No se qué elegí pero tenía que hablar con mi esposa. No podía mantener ese secreto. No se lo merecía ella. No me lo merecía yo. No se lo merecía nadie.

 

Fue duro para Cristina. Se que lo fue. Fue duro para mi. Pero luego de mucho conversar, llegamos a un acuerdo que podría asombrar a muchos. Cristina me dijo que no sentía nada en contra mia. Que podía seguir mi relación con Javier pero me pidió que por nada del mundo echara por la borda los treinta años juntos. Nada de separación. Nada de divorciosTreinta años juntos no se pueden tirar a la basura así como así. Hace 25 años hicimos una promesa en el altar y yo decidí honrar esa promesa.

 

Debo agregar que con Cristina he tenido tres hijos, ahora ya grandes, los cuales le agradezco eternamente. Nadie me conoce mejor que ella. No conozco a nadie mejor que a mi esposa. No hay sexo entre nosotros. Solo existe un cariño y una amistad tan entrañable que son suficientes para mantenernos como pareja ante el mundo, cuando realmente ya no lo somos. 

 

Para sorpresa de muchos, sigo viviendo con mi esposa. Quedo con Javier algún día entre semana, los festivos y fines de semana. A Javier no le importa. A Cristina tampoco. En una oportunidad se vieron y pensé que sería una catástrofe pero no fue así. La vida continuó. Cristina lo ha sabido manejar muy bien. Javier también.

 

estoy casado con una mujer pero soy homosexualAl menos una vez al mes, Javier y yo nos vamos de marcha (fiesta). Solemos ir a una discoteca gay en el barrio de Chueca. Casi siempre allí coincidimos con alguien que nos pregunta cuántos años tenemos juntos. Creo que les sorprende ver a dos hombres de edad madura que no paran de abrazarse, de besarse, de brindarse cariño. Somos dos ositos cariñososA veces pienso que somos la envidia de todos. Es difícil ver a una pareja como nosotros en el mundo gay.

 

No han sido veinte años. Apenas son cuatro y nos conocimos en edad madura. Pero han sido maravillosos. Tal vez nuestro secreto es que no vivimos juntos. Así que cuando nos vemos, disfrutamos el uno del otro con mayor intensidad y quizás por ello somos más afectuosos que el resto de parejas que se ven por allí.

 

Quizás mucha gente no entienda que yo continúe casado. Quizás mucha gente piensa que no soy justo con Javier.  Quizás mucha gente piense que me arrepiento de la vida que he llevado. Pero es una decisión muy personal. Nadie tiene por qué meterse. No estoy haciendo daño a nadie. En este momento siento que a pesar de que la Película "Call me by your name" ha tocado algunas fibras, creo que no cambiaría nada. He vivido lo que tenía que vivir y me siento a gusto con elloNo cambiaría nada. Ni en el pasado, ni ahora.

 

He quedado con mi novio mañana sábado. Por cierto que le llevaré unas croquetas de jamón que preparó Cristina quien me las dio "para que las compartiera con Javier", así me dijo. Los tres somos personas adultas, maduras. Supongo que nuestra relación también lo es.

 

Efraín Madrid

Madrid, España

 

 

Ver también:


¿Quieres compartir un comentario, observación o duda sobre este artículo o cualquier otro? Escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Mantente informado sobre cada una de nuestras publicaciones agregándonos a tu FACEBOOK y/o a tu TWITTER.


¿Quieres compartir con nosotros tus anécdotas, vivencias, experiencias, o cualquier cosa que se te ocurra? Con nosotros puedes hacerlo enviándola a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Con gusto publicaremos tu boceto, tu idea o tu texto en nuestra sección Confesiones de Medianoche. Anímate!!

fShare
0
Pin It