¿Sabes lo que significa ser una `Marica Mala´?

 

15.Feb.2018. Opinión. Hace poco tuve la fortuna de toparme con algunos escritos del psicólogo catalán Gabriel J. Martín, dónde tuve oportunidad de acercarme a un concepto que para mi fue nuevo, pero a la vez conocido: "La Marica Mala".

 

Según el trabajo serio de este psicólogo experto en temas gay, una "Marica Mala" es aquel gay entrañable al que todos ‘adoramos’ ver criticando a otros, pero tememos por el día en que su ‘lengua venenosa’ hable de nosotros. Es el tipo de gay que uno prefiere "tener de amigo y no de enemigo".

 

Estos personajes son por lo general inadaptados sociales de su propio entorno y adoran sabotear las actividades con amigos; por ejemplo: si van todos a un bar, nunca dirá que el sitio no le gusta, pero pasará toda la noche criticando la decoración, la música y el ‘casting’ de los chicos presentes en el lugar.

 

Otra característica de una "Marica Mala" es la de sentirse siempre discriminado y tratado injustamente por los demás. También culpan a los demás de todos sus errores, pues nunca son capaces de aceptar que algo no salió bien por su culpa.

 

Normalmente este tipo de gays se caracterizan por tener actitudes arrogantes, amenazantes y desafiantes pero en el fondo son inseguros, tienen baja autoestima y una elevada necesidad de autoafirmación. Y aunque nunca llegan a la agresión física en su peleas con los demás, son capaces de sacar de sus casillas a cualquiera con su agresividad verbal.

 

Según Martín:

 

“Un 'Marica Mala' es un gay que proviene de entornos en los que se le ha reprimido al máximo la expresión de sus enfados, no se le ha permitido expresar aquello que le hería y por eso ha adquirido este estilo tan indirecto y manipulativo que les caracteriza. Por otro lado, su agresividad y falta de autoestima se manifiesta en un fenómeno curioso: tienden a descalificar a los demás para poder sentirse mejor de lo que se sienten”.

 

Y remata diciendo en su estudio que:

 

 

“En el fondo, lo que hay en un 'Marica Mala' es mucho dolor, mucha rabia y, por qué no decirlo abiertamente, mucha cobardía y muy pocas ganas de aprender a ser mejores personas”.

 

No me gusta ni comparto la expresión peyorativa de "Marica Mala", pero para efectos didácticos, la frase permite hacerse una idea clara del lo que intenta decir el autor del estudio. Al final, seguramente muchos de nosotros nos hemos topado con chicos así y en estos casos, un consejo a tiempo no está de mas, para dejar "tanto veneno" y ser "menos malas".

 

Jorge

Artículo publicado en el sitio web www.enehache.com.

Para ver el material original puedes hacer click aquí.

 

 

Ver también:


¿Quieres compartir un comentario, observación o duda sobre este artículo o cualquier otro? Escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Mantente informado sobre cada una de nuestras publicaciones agregándonos a tu FACEBOOK y/o a tu TWITTER.