Confesiones de medianoche: `El taxista atacón´ 

 

13.Feb.2018. Anécdotas.  Creo que no son pocas las personas que tienen anécdotas con taxistas. Hoy decidí compartir una de ellas.

 

Hace algunos años tuve que mudarme a una ciudad que se encuentra a cinco horas de la capital de Caracas, Venezuela. Se llama Puerto La Cruz y me mudé allí por trabajo. Fue genial. La vida allá es muy diferente a la vida de la capital.

 

No se cómo será ahora, pero mientras estuve allá mi vida se limitaba a trabajar, entrenar en el gym e ir a rumbear.

 

Para ese entonces no me había comprado carro, así que siempre me pasaban buscando mis compañeros de trabajo. En caso contrario, tenía que tomar un taxi.

 

Muchos taxis tomé mientras estaba allá y una vez saliendo del Gym Kronos tomé un taxi  que nunca olvidaré.

 

Ya no recuerdo su nombre, pero si lo recuerdo a el. El era un tipo moreno, con rasgos tan finos que muy bien podría pasar por hindú, de estatura mediana y contextura gruesa. Cabello liso aunque con entradas pronunciadas, lo tenía largo (me sigo refieriendo al cabello). Lo mejor de el era su sonrisa, siempre estaba sonriendo mostrando sus dientes super blancos y se le hacía un hoyuelo en el cachete cada vez que lo hacía.

 

  • En la primera carrera que me hizo me dió su número para que llamara cuando necesitara otra carrerita.
  • La segunda vez que lo llamé conversamos un montón.
  • Para la tercera, insistió en que no me montara atrás sino adelante, con él. Normalmente nunca lo hago, pero me caía bien. Lo hice.
  • La cuarta vez tampoco me dejó sentarme en el puesto trasero. Pero no me molestaba. El panita era simpático. Ese día hizo su movida.

 

En esa cuarta carrerita, en lugar de llevarme para mi casa, decidió darme una vuelta por la ciudad. La excusa era que yo era caraqueño, así que seguramente no conocía bien Lechería o Puerto La Cruz.

 

Dimos varias vueltas. Y me llevó a El Morro. La vista allí es impresionante. Ser testigo de la vista de noche de El Morro, es una parada obligada para cuando vas de turismo para allá.

 

Nos bajamos y yo sentí que había mucho contacto corporal innecesario: una mano de él en mi hombro, luego un roce de su mano con la mia, un abrazo repentino ante un chiste bueno.

 

Mi gaydómetro comenzó a vibrar. Y a vibrar fuerte.

 

Siempre desconfío de mis instintos. Siempre he creído que mi gaydómetro está descalibrado. ¿Sería posible? Eran muchas señales. Pero las dejé pasar todas.

 

Cuando volvimos al taxi, vi que no encendía el carro sino que conversábamos allí adentro. Me dije, no creo que me vaya a robar, ya lo habría hecho. Hay otra intención. Mi gaydómetro estaba a punto de estallar, pero seguían sin hacerle caso.

Ya no recuerdo la conversa, pero si recuerdo que el pana se me lanzó encima para darme un beso. Vale la pena mencionar que hay mucha gente que no sabe besar:

 

  • Están las personas que tienen besos secos (y si fuman, son mucho más secos).
  • Están las personas que no tienen un buen ritmo al besar (o se desesperan o son muy lentos, hasta el punto que el beso es aburrido).
  • Están las personas que no saben qué hacer con sus labios o su lengua al besar. 

 

Sin embargo, mi pana taxista era un excelente besador. Aun recuerdo ese beso. Era húmedo, sus labios esponjosos y su lengua muy suave. Había un excelente acompasamiento entre sus besos y los mios. El era una de esas personas que provoca besar por horas.

No recuerdo cuánto tiempo pasó allí. La adrenalina estaba a millón. Estábamos en un lugar público. Solo se que decidimos controlarnos. Así que me llevó a mi casa y se fue. 

 

Luego de ese día mi amigo taxista comenzó a llamarme varias veces al día durante mis horas de trabajo. Ese es un error fatal para aquellos que han querido tener algo conmmigo.

 

Inventé excusas tras excusas hasta que el pana desistió.

 

Cuando me arrepentí, era tarde. Ya el pana taxista estaba emparejado. Creo que aplica la expresión muy popular "había dejado ir al autobus". O mejor dicho, "había dejado ir al taxi"... :(

 

Diego de La Vega 

(Ni el zorro, ni el hermanito de Erika)

 

 

Ver también:


¿Quieres compartir un comentario, observación o duda sobre este artículo o cualquier otro? Escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Mantente informado sobre cada una de nuestras publicaciones agregándonos a tu FACEBOOK y/o a tu TWITTER.


¿Quieres compartir con nosotros tus anécdotas, vivencias, experiencias, o cualquier cosa que se te ocurra? Con nosotros puedes hacerlo enviándola a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Con gusto publicaremos tu boceto, tu idea o tu texto en nuestra sección Confesiones de Medianoche. Anímate!!